Formacion

Ocúpate Tú de Ello

 

Hace un tiempo encontré una oración bellísima revelada al P. Dolindo Ruotolo (actualmente en proceso de beatificación) que hablaba sobre el Abandono. En ella Jesús nos muestra un camino para aprender a aferrarnos a Él durante los episodios difíciles de nuestra vida.

Qué difícil es entender esto del Abandono. Había leído una y otra vez la oración y no fue hasta que me tocó pasar por un momento doloroso que acudí a ella para entender con el corazón lo que Cristo me pedía en ella. Que doloroso no encontrar salida a nuestros problemas, que manera de vivir a medias, casi ahogados sin poder levantar cabeza. Cuanto dolor y cuanta fe nos pide Dios en esos momentos que no tenemos nada que ofrecer.

El mismo dice que abandonarse, es un acto divino. ¿Entonces si es un acto divino, porque me lo pide a mí, si sabe que soy humana? ¿Me está pidiendo que yo, de carne y hueso, haga un milagro? No, no me pide eso, me pide una actitud que raya en lo sobrenatural, quiere que, de una manera real, vaya a su encuentro, quiere que me levante y lo busque, me está llamando en mi dolor a caminar de su mano, no con la idea imaginaria de caminar con Cristo, sino de verdaderamente atar mis oraciones a su presencia real. Y así, me encontré con El…

Una y otra vez Jesús me pide que le diga “Ocúpate tú de ello” y que inmediatamente aparte mis pensamientos de lo que me hiere, de los incesantes e inútiles diálogos que elaboro en mi cabeza, del resentimiento. Quiere que no me detenga a pensar en mi dolor, sino que me eleve a otros pensamientos, a cualquier distracción. Una vez más le digo, “Ocúpate de ello” e inmediatamente viene Él y toma lo que tengo y me lleva a posar mi mente en otra cosa, lo que me da descanso un descanso que necesito porque el veneno de lo contrario, se multiplica. Una y otra vez, “Ocúpate tú de ello” y ahí esta Jesús que viene a rescatarme…   

Solo me pide que me abandone, que repita sin cesar esta frase y promete que en la medida en que lo deje a cargo de mis problemas, en la misma proporción obrará en mi vida y rápidamente podré ver los milagros -si fueran necesarios- en cualquier situación por más espinosa que parezca. Cuanto tiene para darme y que poco quiero ofrecerle. Me detengo a pensar en el milagro de las Bodas de Caná (Juan 2, 1-12), cuando María les pide a los sirvientes que llenen las vasijas de agua, ellos las llenan hasta el borde, entonces Jesús convierte el agua en el mejor vino. Los sirvientes podían haberlas llenado hasta la mitad o un poco antes de que estén completamente llenas, pero la Biblia dice que ellos las llenan a rebosar.

Cuando Dios mismo me pide que vacíe mi mente de mi preocupación, se la entregue a Él y que le dé espacio para obrar y hacer milagros en mi vida, ¿cómo puede ser posible que le sugiera como obrar y limitarle el espacio que tiene para hacer algo? Si Dios me ha mirado y ha tomado mi corazón, yo quiero ofrecerle todo lo que tengo. Y si me pide que levante mi cruz y camine con El, probablemente le diga que no puedo con mi cruz, pero que entonces me ayude a levantarla y si me promete estar conmigo, allí estaré yo, porque estoy con El. ¡Es que no solo me pide que levante mi cruz y lo siga, sino que me dice “yo, te llevare en mis brazos, hasta la otra orilla”, con cruz y todo!

Una vez más te digo mi dulce Jesús: “Ocúpate tú de ello, ocúpate de mi alma y de mi poca fe, ocúpate de mí cruz y enséñame a levantarla con alegría, porque mi alegría eres tú, porque mi fortaleza eres tú y porque cuando estoy sumergido en el dolor, levantándome con la confianza de tenerte te lo entrego todo y al entregártelo todo, ¡lo recibo todo!”.

 

Lorena Moscoso

Luz El Trigal